astronauta

Como en el espacio exterior no hay fuerza de gravedad, los astronautas se sirven de un dispositivo para calcular su masa corporal, el BMMD. Se trata de un sillín anatómico montado sobre un bastidor mediante un sistema de resortes en el que el astronauta se sienta y sujeta firmemente con arneses. El correspondiente mecanismo pone en marcha el sillín y éste empieza a oscilar de forma rítmica.

A partir de la velocidad del movimiento pendular, un ordenador deduce la masa corporal del cosmonauta. Para obtener su peso, esta cifra se multiplica por el valor medio de la aceleración de la gravedad terrestre, que es 9,8 m/s2.

Enlace: Muy Interesante