buda

El inusual hallazgo de los restos de un presunto maestro budista, que vivió entre los siglos XI y XII en China, se registró en los laboratorios del “Meander Medisch Centrum”, en Holanda, cuando un grupo de especialistas realizaba una tomografía computarizada de una estatua de Buda que se exhibe en el Museo de Drenthe.  De acuerdo con el portal español ABC, la momia fue hallada el pasado diciembre cuando los científicos pudieron observar a un extraño residente dentro de la figura del profeta, apenas de mayor tamaño que el de un humano, y decidieron someterla a diversos estudios para determinar su antigüedad y su origen.

Los expertos, respaldados por el Museo Nacional del país, pretenden explorar las cavidades torácica y abdominal del cadáver, ya que los órganos han sido sustituidos por papeles con inscripciones en chino clásico.

Enlace: El Universal