hormiga-zombieUn hongo entomopatógeno del género Ophiocordyceps es capaz de manipular el cerebro de las hormigas para que hagan lo que le conviene.  Según un reciente estudio de la Universidad de Pensilvania, el organismo parásito es capaz, además, de distinguir entre las diferentes especies de hormigas y segrega distintas sustancias en función de su víctima. Muchas de estas moléculas son desconocidas, aunque los expertos han identificado dos de ellas, el ácido guanidino butírico y la esfingosina, ambas con efectos neurológicos.
Cuando una hormiga se acerca a las esporas para alimentarse, el hongo se instala sobre él y toma el control de su sistema nervioso central, para que el insecto trepe por el tronco de una planta hasta una de sus hojas, donde acaba con su vida. Entonces, el parásito expande nuevas esporas que caen al suelo para iniciar el macabro ciclo.

Enlace: Muy Interesante