search_porn1. Cuando el adolescente comienza a dejar las actividades que solía hacer para dedicarse cada vez más a ver pornografía.
2. Una forma de saber si se trata de una conducta compulsiva es detectando si el adolescente tiene bajo control el consumo de pornografía o si se encuentra desbordado y no puede dejar de hacerlo, obviando actividades básicas como el aseo personal y los estudios, entre otros.
3. Estén pendientes de sus tarjetas de crédito, pues existen contenidos donde se requiere de un pago para poder acceder a los mismos.
4. Revisen el historial del navegador de Internet, aunque hay un modo de navegación incógnito en donde el internauta no deja rastro de las páginas que visita.
5. En lo posible, no permitan que sus hijos tengan demasiada privacidad mientras estén conectados, establezca las condiciones para que el acceso a Internet se de en un lugar en que cualquiera tenga fácil acceso visual a la pantalla.
6. Presenta irritación en su zona genital.
7. Deja el material pornográfico en cualquier sitio, no mantiene la privacidad.
8. Es muy importante conocer a sus hijos, saber qué es normal en ellos y qué no.
9. Es importante poner atención a las noches y mirar si están durmiendo bien o si suelen quedarse despiertos por estar conectados a Internet.
10. La soledad, el aislamiento, la falta de seguridad, la falta de interacción real con personas pueden ser factores para desatar una adicción a la pornografía.
11. Los jóvenes que consumen pornografía con regularidad desde la adolescencia tienden a padecer disfunción eréctil y pérdida de deseo cuando alcanzan los 25 años.
12. “Personas con inestabilidad emocional desde pequeños que sufren golpes o abusos, ausencia paterna y materna o incluso lo contrario, es decir acercamientos excesivos sin límites por parte de mamá o papá son propensos a desarrollar alguna adicción”, agregó la Asociación de Andrología y Medicina Sexual de Italia.

Enlace: Publimetro