vampiroUn equipo de arqueólogos búlgaros ha localizado el esqueleto de un hombre que vivió a principios del siglo XIII y fue enterrado con un cuchillo atravesándole el corazón, en un rito habitual en la época para evitar que el fallecido se transformara en vampiro.

“Se trata de un rito pagano que se practicó incluso hasta finales del siglo XIX.  Se atravesaba el pecho del difunto con un objeto metálico para que no volviera de entre los muertos convertido en un bebedor de sangre para torturar a los vivos”, explicó Nikolay Ovcharov, el arqueólogo responsable del hallazgo.

El cuerpo fue localizado en Perperikon, un antiguo poblado del sur de Bulgaria en el que ya el pasado año se encontró un cadáver enterrado en esa misma época de forma parecida.  Ovcharov indicó que ese tipo de rito se ejecutaba solo en circunstancias extraordinarias, por ejemplo en suicidas o en personas que habían vivido muy por encima de la expectativa de vida de la época.

Enlace: El Universal