Jeju-loveland

Jeju tiene méritos para ser llamada la “isla del amor” por sus escenarios para todos los gustos: desde el romanticismo idílico a un cargado erotismo.  A apenas una hora de avión de Seúl, la isla de Jeju ha sido durante generaciones el destino preferido para la luna de miel en Corea del Sur, por su exhuberante naturaleza y un clima semitropical, muy buscado en un país que soporta en invierno temperaturas extremas.

Aquí no hay personajes de cuentos ni de dibujos animados, sino más de un centenar de grandes esculturas en posturas eróticas, creadas por estudiantes de arte de la Universidad Hongik (Seúl) , que se exhiben en un recinto muy cuidado, decorado con fuentes, jardines y flores.  “Disfrute nuestro divertido parque temático del sexo” , reza el cartel de bienvenida, que advierte que está prohibido a menores de 18 años y que las visitas no pueden durar más de 40 minutos durante el día y 50 por la noche.  El recinto abre a las 9 de la mañana y cierra en la medianoche. Todas las estatuas tienen al pie un pequeño comentario humorístico e incluso las tiendas de recuerdos comparten la temática con bromas.

La isla de Jeju tiene además el atractivo de su paisaje volcánico, cascadas y paisajes muy diferentes de los de península coreana. Esta considerada una de las diez principales atracciones turísticas del mundo, con más de siete millones de visitantes al año.  Entre otras curiosidades, también se puede ver a las “abuelas buceadoras” , mujeres que en algún caso tienen 80 años, y que siguen sumergiéndose en el de Marzo para buscar algas u otros alimentos marinos.

Enlace: El Universal