dress

¡OMAIGAD!. ¿Saben el sentimiento de enamorarse de un vestido?, ¿no?, ¿NO?… no han vivido. ¡Ja!, no es tan impresionante pero asi pasa cuando vamos por las tiendas y vemos algo que nos hace ojitos y lo queremos ya. No sabemos si se nos va a ver bien, no sabemos si las rayas horizontales son “lo nuestro” pero como se ve poca madre ahi, pues lo queremos. Y como se ve poca madre en la pagina, pues lo quiero. Aparte que le da un aire de Beetlejuice que me mata. Sólo $38.00 dólares.

Enlace: Plasticland