s

Aplicada por primera vez en 1890, la ejecución mediante descargas eléctricas nació en Estados Unidos como un método moderno para que el condenado padeciera menos que con la horca. Pero su puesta en práctica demostró que muchas veces tampoco ahorraba sufrimientos.

Vamos paso por paso, va? 🙂

s1

El botón de la muerte: Desde el panel de control, un funcionario libera una descarga de 1.200 a 2.400 voltios que dura entre 20 segundos y 1 minuto. Si el médico dictamina que el condenado sigue vivo, habrá que volver a activar la maquina (auchi!!).

s2

Un tupido velo: La finalidad de la capucha es ocultar la desagradable agonía del ejecutado a los testigos. En muchos casos, el reo echa espuma por la boca, suda sangre e incluso se le llegan a salir los ojos de las órbitas.

s3

s4

s5

s6

s7

s8

Enlace: Muy Interesante

Anuncios